Alumnos con problemas de atención: ¿cómo ayudarlos?

Por Mimy Valencia

Buscar solución a problemas de atención en los niños y adolescentes puede ser hoy una de las situaciones más comunes, pero menos comprendidas.

Los pequeños pueden ser tratados de manera incorrecta, afectando aún más su confianza y autoestima.

Un niño o adolescente con déficit de atención puede mostrar síntomas como distracción, inquietud exacerbada, atención cambiante, olvidos frecuentes y/o tendencia a la procrastinación.

Y quienes se encuentren a su alrededor pueden tomar todo eso como mal comportamiento, falta de respeto o actitud negativa intencional.

Como padres y docentes es importante entender que el reto que para ellos resulta concentrarse puede tener un impacto negativo en la función cerebral, causándoles estrés y frustración y afectando así su estado de ánimo general y su desempeño en el aula.

Si en nuestra familia o grupo de alumnos tenemos a alguien con esta condición, sabemos que puede ser difícil verlos batallar con ella.

Nuestra labor es apoyarlos de la mejor manera, sin olvidar el consultar a un especialista.

Entonces, ¿cómo podemos ayudarlos? Los expertos en la materia recomiendan que además de recurrir a ayuda profesional, los padres y maestros nos involucremos en algunas soluciones que puedan ayudar a que los niños se sientan mejor y cualquiera que sea el tratamiento, ¡funcione mejor!

¡Motívalos a practicar algún deporte! El ejercicio físico acelera el flujo sanguíneo y activa el cerebro.

Además la actividad ayuda al cuerpo a liberar dopamina y serotonina, sustancias imprescindibles para calmar la hiperactividad, mantenerlos de buen ánimo y más concentrados.

Una buena alimentación es fundamental. De acuerdo con una directriz emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto al consumo de azúcar en niños y adultos, se recomienda una ingesta reducida de azúcares libres para prevenir enfermedades no transmisibles y obesidad.

Además el aumento de la ingesta calórica por azúcar puede disminuir la ingesta de alimentos que contienen calorías y nutrientes más adecuados para el correcto desarrollo físico y mental de una persona.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO) sugiere el consumo de alimentos ricos en carbohidratos simples, ácidos grasos saludables y hierro para beneficiar el funcionamiento del cerebro.

  Asegúrate de que estén durmiendo suficiente. El sueño es esencial para la buena salud de cualquier persona, en especial para los niños y adolescentes con problemas de atención. Promueve el mantenerse alerta, tener buena memoria y sentirse tranquilo. 

The National Sleep Foundation recomienda hacer que la hora de dormir para los niños sea una experiencia positiva y relajante; evitar la televisión y los videojuegos al menos una hora antes de acostarse, y en su lugar reservar las actividades relajantes como leer un cuento o escuchar música suave para ese momento.

Haz que el aprendizaje ¡sea una actividad divertida! Una experiencia de aprendizaje que permita a los niños mantenerse interesados y descubrir el mundo a su manera los ayudará también a conservar la paciencia y la concentración al momento de atender una lección.

Pídeles tareas concisas y una a la vez. Será mucho más fácil para ellos enfocarse en una sola tarea que sea clara y concisa, que en tareas simultáneas con instrucciones confusas.

El logro de varias metas específicas, por pequeñas que sean, les generará una sensación de cumplimiento y satisfacción.

Descubre qué es lo que les apasiona. Normalmente, aquello que para nosotros es relevante, significativo y de interés, nos lleva a enfocar más la atención y nos volvemos muy buenos en ello.

Fomentarlo y reconocerlo es esencial para fortalecer el auto-estima en nuestros hijos.

De acuerdo con uno de nuestros expertos en Knotion, el psicólogo Fernando Ayala Calderón, pensar en los niños y adolescentes de forma rígida, centrándonos solo en el rendimiento académico, puede llevarnos a ignorar otros aspectos de suma importancia para su desarrollo, como la nutrición, su contexto social o su bienestar emocional.

En Knotion, tomamos en cuenta precisamente estos aspectos que enriquecen tanto el aprendizaje como el desarrollo psicosocial de los alumnos.

Además de lo anterior, lo más importante es estar presentes y mostrarnos comprensivos con nuestros hijos o alumnos que padecen este tipo de problemas.

El conocimiento y el amor serán herramientas muy útiles para ayudarlos a superar los retos del día a día.

Te puede interesar...